Armando Maya Castro

  / martes 3 de diciembre de 2019

¿Es terrorismo el narcotráfico?

El Diccionario de la Real Academia Española define el término “terrorismo” de la siguiente manera: “Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos”.

Con base en la anterior definición, surge el siguiente cuestionamiento: ¿es correcto designar como terroristas a grupos del crimen organizado en México, sin que a éstos los muevan fines políticos?

El tema es bastante polémico, y sobre el mismo han opinado un sinnúmero de especialistas en temas de seguridad. Algunos se han pronunciado a favor de que Estados Unidos clasifique como terroristas a las organizaciones criminales que operan delictivamente en nuestro país. Otros consideran que los cárteles de la droga no son terroristas, porque a diferencia de estos últimos, que se mueven por una lógica de Estado, “al narcotráfico lo mueve una lógica de mercado”.

La especialista en seguridad y relación entre México y Estados Unidos, Ana María Salazar, considera que las implicaciones que tendría para México serían más recursos para nuestro país por parte del gobierno estadounidense, así como más atención por parte del vecino país del norte a las organizaciones criminales.

Añade la experta que, a través de su lista, Estados Unidos designa a los grupos terroristas, pero también a las personas y grupos que brindan apoyo financiero a las organizaciones criminales. La acción se dirige al congelamiento de sus cuentas bancarias, así como a la persecución penal de los grupos dedicados al lavado de dinero en beneficio de las bandas crimínales, refiere quien es también autora del libro “Las Guerras que vienen” (Nuevo Siglo/Aguilar, 2003).

No hay que perder de vista que fue el presidente Donald John Trump el que puso el tema sobre la mesa el pasado 26 de noviembre, justo cuando declaró al periodista Bill O’Reilly que designará a los cárteles mexicanos como terroristas por su papel en el tráfico de drogas y personas.

El mandatario estadounidense, que en el pasado reciente ha hecho insistentes llamados a diversos líderes del mundo, invitándolos a combatir el terrorismo islámico, argumentó que el designar a los cárteles mexicanos como Organizaciones Terroristas Extranjeros le dará a su gobierno más poder para lidiar de manera más efectiva con las drogas que ingresan a territorio estadounidense por la frontera con México.

El discurso de Trump en la materia se dio luego de que el pasado 4 de noviembre, un comando de sicarios acribillara con armas de grueso calibre a tres camionetas de las familias Langford, Miller y LeBarón, dejando nueve muertos y cinco niños heridos que fueron llevados al Diamond Children Hospital de Tucson, Arizona, Estados Unidos.

Fue entonces cuando Bryan LeBarón, a nombre de su familia mormona, pidió a través del portal de peticiones de la Casa Blanca que el gobierno estadounidense declare a los grupos de narcotráfico en México como organizaciones terroristas.

Esta petición puso sobre la mesa del debate temas como la “violación de la soberanía nacional”, acerca de la cual se pronunció Marcelo Ebrard Casaubón: "Hay una legislación norteamericana que posibilita que cuando se declara, se determina, a un grupo como terrorista, entonces se invocan estas disposiciones para actuar de manera directa", manifestó el canciller mexicano.

El temor de muchos mexicanos es que, de llevarse a cabo el anuncio del presidente Donald Trump, Estados Unidos podría llegar a lanzar alguna ofensiva militar contra los cárteles de la droga que operan en territorio mexicano, algo que afectaría aún más a los mexicanos que nada tienen que ver con las actividades del narco, cuyo resultado más preocupante se expresa en el alto número de ejecuciones que tienen lugar en varios estados de la República Mexicana.

Nadie ignora que la guerra contra los grupos terroristas ha golpeado en forma contundente al terrorismo, tanto así que en Siria el Ejército árabe sirio ha logrado liberar territorios significativos de manos de los terroristas. Sin embargo, esta guerra ha tenido también nefastas consecuencias colaterales para la población civil, tales como el asesinato, la violación, la tortura, la esclavitud y la deportación, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Actualmente, Estados Unidos tiene una lista de casi 70 grupos a los que identifica como Organizaciones Terroristas Extranjeras. Figuran en ella los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, los grupos yihadistas ISIS y Al Qaeda, ETA y las FARCS.

¿Deben figurar en la lista antes mencionada los cárteles de la droga de México y otras naciones? Edgardo Buscaglia opina que sí, pero aclara el experto en temas de seguridad que el gobierno de nuestro país “tiene que proteger la vida de sus propios ciudadanos, a través de instrumentos jurídicos que no dependan de Estados Unidos”.


Twitter: @armayacastro

El Diccionario de la Real Academia Española define el término “terrorismo” de la siguiente manera: “Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos”.

Con base en la anterior definición, surge el siguiente cuestionamiento: ¿es correcto designar como terroristas a grupos del crimen organizado en México, sin que a éstos los muevan fines políticos?

El tema es bastante polémico, y sobre el mismo han opinado un sinnúmero de especialistas en temas de seguridad. Algunos se han pronunciado a favor de que Estados Unidos clasifique como terroristas a las organizaciones criminales que operan delictivamente en nuestro país. Otros consideran que los cárteles de la droga no son terroristas, porque a diferencia de estos últimos, que se mueven por una lógica de Estado, “al narcotráfico lo mueve una lógica de mercado”.

La especialista en seguridad y relación entre México y Estados Unidos, Ana María Salazar, considera que las implicaciones que tendría para México serían más recursos para nuestro país por parte del gobierno estadounidense, así como más atención por parte del vecino país del norte a las organizaciones criminales.

Añade la experta que, a través de su lista, Estados Unidos designa a los grupos terroristas, pero también a las personas y grupos que brindan apoyo financiero a las organizaciones criminales. La acción se dirige al congelamiento de sus cuentas bancarias, así como a la persecución penal de los grupos dedicados al lavado de dinero en beneficio de las bandas crimínales, refiere quien es también autora del libro “Las Guerras que vienen” (Nuevo Siglo/Aguilar, 2003).

No hay que perder de vista que fue el presidente Donald John Trump el que puso el tema sobre la mesa el pasado 26 de noviembre, justo cuando declaró al periodista Bill O’Reilly que designará a los cárteles mexicanos como terroristas por su papel en el tráfico de drogas y personas.

El mandatario estadounidense, que en el pasado reciente ha hecho insistentes llamados a diversos líderes del mundo, invitándolos a combatir el terrorismo islámico, argumentó que el designar a los cárteles mexicanos como Organizaciones Terroristas Extranjeros le dará a su gobierno más poder para lidiar de manera más efectiva con las drogas que ingresan a territorio estadounidense por la frontera con México.

El discurso de Trump en la materia se dio luego de que el pasado 4 de noviembre, un comando de sicarios acribillara con armas de grueso calibre a tres camionetas de las familias Langford, Miller y LeBarón, dejando nueve muertos y cinco niños heridos que fueron llevados al Diamond Children Hospital de Tucson, Arizona, Estados Unidos.

Fue entonces cuando Bryan LeBarón, a nombre de su familia mormona, pidió a través del portal de peticiones de la Casa Blanca que el gobierno estadounidense declare a los grupos de narcotráfico en México como organizaciones terroristas.

Esta petición puso sobre la mesa del debate temas como la “violación de la soberanía nacional”, acerca de la cual se pronunció Marcelo Ebrard Casaubón: "Hay una legislación norteamericana que posibilita que cuando se declara, se determina, a un grupo como terrorista, entonces se invocan estas disposiciones para actuar de manera directa", manifestó el canciller mexicano.

El temor de muchos mexicanos es que, de llevarse a cabo el anuncio del presidente Donald Trump, Estados Unidos podría llegar a lanzar alguna ofensiva militar contra los cárteles de la droga que operan en territorio mexicano, algo que afectaría aún más a los mexicanos que nada tienen que ver con las actividades del narco, cuyo resultado más preocupante se expresa en el alto número de ejecuciones que tienen lugar en varios estados de la República Mexicana.

Nadie ignora que la guerra contra los grupos terroristas ha golpeado en forma contundente al terrorismo, tanto así que en Siria el Ejército árabe sirio ha logrado liberar territorios significativos de manos de los terroristas. Sin embargo, esta guerra ha tenido también nefastas consecuencias colaterales para la población civil, tales como el asesinato, la violación, la tortura, la esclavitud y la deportación, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Actualmente, Estados Unidos tiene una lista de casi 70 grupos a los que identifica como Organizaciones Terroristas Extranjeras. Figuran en ella los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, los grupos yihadistas ISIS y Al Qaeda, ETA y las FARCS.

¿Deben figurar en la lista antes mencionada los cárteles de la droga de México y otras naciones? Edgardo Buscaglia opina que sí, pero aclara el experto en temas de seguridad que el gobierno de nuestro país “tiene que proteger la vida de sus propios ciudadanos, a través de instrumentos jurídicos que no dependan de Estados Unidos”.


Twitter: @armayacastro

miércoles 11 de diciembre de 2019

¿Y dónde está la ética?

martes 03 de diciembre de 2019

¿Es terrorismo el narcotráfico?

martes 26 de noviembre de 2019

No al discurso de odio

martes 12 de noviembre de 2019

Crecimiento imparable en la Luz del Mundo

martes 29 de octubre de 2019

Periodismo y redes sociales

martes 15 de octubre de 2019

Bautismo en la Luz del Mundo

martes 24 de septiembre de 2019

Ética y credibilidad

Cargar Más