/ jueves 24 de octubre de 2019

Discapacidad intelectual y violencia

Giremos nuestra mirada, en estos dolorosos y oscuros momentos que vive nuestro país debido al imperio de la violencia que se ha entronizado ante la actitud confundida y errática de un gobierno agobiado y la postura de terror e incertidumbre de una población atemorizada e indefensa, hacia el colectivo de la discapacidad, un colectivo en cuyas filas viven y actúan a diario seres que realizan proezas de espíritu: conjuntan amor y sacrificio.

La intención de la presente colaboración es actualizar conceptos alrededor de la discapacidad intelectual, discapacidad provocada por múltiples causas que acarrea, en unos mas en otros menos, dependencia de por vida de terceros a fin de desarrollar sus mas elementales requerimientos

Las preguntas más frecuentes que se hacen acerca del tema son: ¿Qué la causa? ¿Es curable? ¿Llevan vida normal las personas con discapacidad? ¿Pueden llevar una vida normal? ¿Son violentos o peligrosos? A todas estas dudas, razonables a la luz del desconocimiento casi general de la sociedad, pero injustificadas por ser producto de la indiferencia, conviene responderlas a partir de las ultimas investigaciones y de los recientes acuerdos del tema en foros internacionales*.

La definición aceptada y asumida por la AAIDD (American Association on intellectual and Developmental Disabilities) para la discapacidad intelectual: “Es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa que se manifiesta en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y practicas”. Es decir, implica una limitación en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria y que le permiten responder en distintas situaciones y en lugares diferentes.

La discapacidad intelectual se expresa cuando una persona con limitaciones significativas interactúa con el entorno. Por tanto, depende tanto de la propia persona como de las barreras u obstáculos que tiene el entorno. Según sea un entorno más o menos facilitador, la discapacidad se expresara de manera diferente. A las personas con discapacidad intelectual les cuesta más que a los demás aprender, comprender y comunicarse.

La discapacidad intelectual generalmente es permanente, es decir, para toda la vida, y tiene un impacto importante en la vida de la persona y de su familia. La discapacidad intelectual NO ES una enfermedad mental. Hoy vemos a la persona con discapacidad intelectual:

Como persona, como un ciudadano más.

A cada persona en su entorno, con sus capacidades y limitaciones.

Con posibilidades de progresar si le damos los apoyos adecuados.

Hay muchos tipos y causas diferentes de discapacidad intelectual. Algunos se originan antes de que el bebe nazca, otros durante el parto y otros a causa de una enfermedad grave en la infancia. Pero siempre antes de los 18 años. Las personas con discapacidad grave y múltiple (limitaciones muy importantes y presencia de mas de una discapacidad) necesitan apoyo todo el tiempo en muchos aspectos de sus vidas: para comer, beber, asearse, peinarse, vestirse, etc... Una parte importante de las personas con discapacidad intelectual tienen necesidades de apoyo que son consideradas de carácter limitativo o intermitente. En México existen alrededor de un millón doscientas mil personas con discapacidad intelectual. Como cualquiera de nosotros, son personas con necesidades, actitudes, capacidades y gustos particulares, que por tanto, quieren cosas diferentes en sus vidas y necesitan también diferentes apoyos.

Porque no pensar que precisamente en estos momentos de oscuridad y pavor es cuando debemos apoyar a todas estas personas que son auténticos mensajeros de paz y caridad. amen de los amenes.

*Fuente de información: FEAPS.

Giremos nuestra mirada, en estos dolorosos y oscuros momentos que vive nuestro país debido al imperio de la violencia que se ha entronizado ante la actitud confundida y errática de un gobierno agobiado y la postura de terror e incertidumbre de una población atemorizada e indefensa, hacia el colectivo de la discapacidad, un colectivo en cuyas filas viven y actúan a diario seres que realizan proezas de espíritu: conjuntan amor y sacrificio.

La intención de la presente colaboración es actualizar conceptos alrededor de la discapacidad intelectual, discapacidad provocada por múltiples causas que acarrea, en unos mas en otros menos, dependencia de por vida de terceros a fin de desarrollar sus mas elementales requerimientos

Las preguntas más frecuentes que se hacen acerca del tema son: ¿Qué la causa? ¿Es curable? ¿Llevan vida normal las personas con discapacidad? ¿Pueden llevar una vida normal? ¿Son violentos o peligrosos? A todas estas dudas, razonables a la luz del desconocimiento casi general de la sociedad, pero injustificadas por ser producto de la indiferencia, conviene responderlas a partir de las ultimas investigaciones y de los recientes acuerdos del tema en foros internacionales*.

La definición aceptada y asumida por la AAIDD (American Association on intellectual and Developmental Disabilities) para la discapacidad intelectual: “Es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa que se manifiesta en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y practicas”. Es decir, implica una limitación en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria y que le permiten responder en distintas situaciones y en lugares diferentes.

La discapacidad intelectual se expresa cuando una persona con limitaciones significativas interactúa con el entorno. Por tanto, depende tanto de la propia persona como de las barreras u obstáculos que tiene el entorno. Según sea un entorno más o menos facilitador, la discapacidad se expresara de manera diferente. A las personas con discapacidad intelectual les cuesta más que a los demás aprender, comprender y comunicarse.

La discapacidad intelectual generalmente es permanente, es decir, para toda la vida, y tiene un impacto importante en la vida de la persona y de su familia. La discapacidad intelectual NO ES una enfermedad mental. Hoy vemos a la persona con discapacidad intelectual:

Como persona, como un ciudadano más.

A cada persona en su entorno, con sus capacidades y limitaciones.

Con posibilidades de progresar si le damos los apoyos adecuados.

Hay muchos tipos y causas diferentes de discapacidad intelectual. Algunos se originan antes de que el bebe nazca, otros durante el parto y otros a causa de una enfermedad grave en la infancia. Pero siempre antes de los 18 años. Las personas con discapacidad grave y múltiple (limitaciones muy importantes y presencia de mas de una discapacidad) necesitan apoyo todo el tiempo en muchos aspectos de sus vidas: para comer, beber, asearse, peinarse, vestirse, etc... Una parte importante de las personas con discapacidad intelectual tienen necesidades de apoyo que son consideradas de carácter limitativo o intermitente. En México existen alrededor de un millón doscientas mil personas con discapacidad intelectual. Como cualquiera de nosotros, son personas con necesidades, actitudes, capacidades y gustos particulares, que por tanto, quieren cosas diferentes en sus vidas y necesitan también diferentes apoyos.

Porque no pensar que precisamente en estos momentos de oscuridad y pavor es cuando debemos apoyar a todas estas personas que son auténticos mensajeros de paz y caridad. amen de los amenes.

*Fuente de información: FEAPS.

jueves 23 de enero de 2020

Perturbación retadora

jueves 16 de enero de 2020

Interrumpí la lectura varias veces

jueves 09 de enero de 2020

Interrumpí la lectura varias veces

viernes 13 de diciembre de 2019

Teletón 2019

viernes 06 de diciembre de 2019

Presidencia-CRIT, alianza ganar-ganar

jueves 28 de noviembre de 2019

Información y lucidez

sábado 16 de noviembre de 2019

Universitarios, bálsamo social

jueves 07 de noviembre de 2019

Inmenso atraso

jueves 31 de octubre de 2019

Un monaguillo inspirador

jueves 24 de octubre de 2019

Discapacidad intelectual y violencia

Cargar Más