/ miércoles 13 de enero de 2021

Democracia americana 2.0

Óscar Ramírez

Hace unos meses escribí en este mismo espacio sobre la democracia de nuestro vecino país del norte y hoy retomo el tema en razón de los acontecimientos ocurridos recientemente sobre el asalto del Capitolio sede del poder Legislativo de los Estados Unidos de Norte América y símbolo de la democracia de América del Norte, por simpatizantes del aún presidente Trump. No cabe duda que el fanatismo y el radicalismo vulneran hasta la democracia más sólida del mundo.

Los actos de la toma del recinto legislativo de los Estados Unidos es sólo consecuencia y reflejo de la polarización promovida por la administración del actual presidente, quien pretendía perpetuarse en el poder a como diera lugar, dichos acontecimientos representan un atentado a la democracia y a las instituciones de dicho país. Tanto para para ambos partidos políticos, como para todos los ciudadanos de aquel país la libertad, la democracia y sus instituciones son sagradas.

En el lamentable incidente de la semana pasada fallecieron 4 personas y agravado además, por un video que circuló en redes sociales, donde consta que el aún presidente fue un espectador pasivo de lo que ocurría en el Capitolio, peor aún, previo a dicho acontecimiento Trump con sus comentarios incendiarios sin lugar a dudas provocó e incitó a los radicales simpatizantes de su causa a que llevaran a cabo un inédito asalto al Capitolio.

Las reacciones no se hicieron esperar tanto por parte de la clase política y de los grandes corporativos en medios de comunicación, por un lado los demócratas en el congreso propusieron que se le aplicara por el Vice presidente Mike Pence la enmienda 25 de la constitución de los Estados Unidos de Norteamérica misma que señala que por incapacidad para gobernar se podría separar del cargo al presidente y por el lado de las empresas de comunicación se bloquearon las cuentas bajo el argumento de incitación a la violencia por el presidente en turno. Esta suspensión de las cuentas de Trump, amerita la siguiente reflexión ¿se violenta su derecho a la libertad de expresión?

En el ocaso de la administración Trump, los demócratas siguen en su lucha por promover, lo que sería un segundo juicio político en contra del presidente saliente por los hechos ocurridos el pasado 6 de enero y por otra parte el mismo presidente más como estrategia que por convicción declaró estado de emergencia en Washington DC, para reforzar la seguridad antes y después del día de la inauguración de la administración Biden-Harris que inicia el próximo 20 de enero de los corrientes.

No cabe duda que la historia de la democracia de todos los países se construye o se destruye día con día, y como dice el dicho “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pongamos las nuestras a remojar “.

Twitter.- @ORmzCastellanos

Facebook.- @ramirezcastellanos.oscar

Instagram.- @oscaramirezcastellanos

Óscar Ramírez

Hace unos meses escribí en este mismo espacio sobre la democracia de nuestro vecino país del norte y hoy retomo el tema en razón de los acontecimientos ocurridos recientemente sobre el asalto del Capitolio sede del poder Legislativo de los Estados Unidos de Norte América y símbolo de la democracia de América del Norte, por simpatizantes del aún presidente Trump. No cabe duda que el fanatismo y el radicalismo vulneran hasta la democracia más sólida del mundo.

Los actos de la toma del recinto legislativo de los Estados Unidos es sólo consecuencia y reflejo de la polarización promovida por la administración del actual presidente, quien pretendía perpetuarse en el poder a como diera lugar, dichos acontecimientos representan un atentado a la democracia y a las instituciones de dicho país. Tanto para para ambos partidos políticos, como para todos los ciudadanos de aquel país la libertad, la democracia y sus instituciones son sagradas.

En el lamentable incidente de la semana pasada fallecieron 4 personas y agravado además, por un video que circuló en redes sociales, donde consta que el aún presidente fue un espectador pasivo de lo que ocurría en el Capitolio, peor aún, previo a dicho acontecimiento Trump con sus comentarios incendiarios sin lugar a dudas provocó e incitó a los radicales simpatizantes de su causa a que llevaran a cabo un inédito asalto al Capitolio.

Las reacciones no se hicieron esperar tanto por parte de la clase política y de los grandes corporativos en medios de comunicación, por un lado los demócratas en el congreso propusieron que se le aplicara por el Vice presidente Mike Pence la enmienda 25 de la constitución de los Estados Unidos de Norteamérica misma que señala que por incapacidad para gobernar se podría separar del cargo al presidente y por el lado de las empresas de comunicación se bloquearon las cuentas bajo el argumento de incitación a la violencia por el presidente en turno. Esta suspensión de las cuentas de Trump, amerita la siguiente reflexión ¿se violenta su derecho a la libertad de expresión?

En el ocaso de la administración Trump, los demócratas siguen en su lucha por promover, lo que sería un segundo juicio político en contra del presidente saliente por los hechos ocurridos el pasado 6 de enero y por otra parte el mismo presidente más como estrategia que por convicción declaró estado de emergencia en Washington DC, para reforzar la seguridad antes y después del día de la inauguración de la administración Biden-Harris que inicia el próximo 20 de enero de los corrientes.

No cabe duda que la historia de la democracia de todos los países se construye o se destruye día con día, y como dice el dicho “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pongamos las nuestras a remojar “.

Twitter.- @ORmzCastellanos

Facebook.- @ramirezcastellanos.oscar

Instagram.- @oscaramirezcastellanos