Eduardo Sadot

  / sábado 8 de diciembre de 2018

Alfaro experiencia de exgobernadores de otros estados

No es raro que a la llegada de un nuevo presidente de la República, éste sucumba ante la tentación de controlar a los estados donde su partido no gobierna y aún donde gobierna, en el ejercicio de la frase de don Jesús Silva Herzog “no puede haber independencia política sin independencia económica”.

Así le sucedió a Fox al llegar al poder, así se manejo Carlos Salinas de Gortari durante la presidencia de Miguel de la Madrid, con la genialidad que le caracteriza – por polémico que pueda ser – no le podemos regatear la habilidad de cambiar el centro de poder sobre la federación de gobernación, a la secretaría de programación y presupuesto, y ni siquiera a un secretario, vamos, ni a un oficial mayor, era entonces un director de planeación – que debió llamarse de planificación – en una dirección que antes de entonces, eran direcciones simbólicas e inexistentes, sus directores eran prácticamente becarios.

Gil Díaz, el secretario de Hacienda de Fox, un funcionario impasible – como dijeran en Veracruz, a “cara de perro” – por su rostro inexpresivo, porque en sus comparecencias y en momentos difíciles se mantenía inmutable, manejaba los recursos a su antojo y a muchos estados y a sus gobernadores prácticamente los mantuvo sin un peso, y nada más allá de lo que estrictamente les correspondía. En su momento con la creación de la CONAGO, a los gobernadores, cuyos estados tienen instalaciones de PEMEX, Gil Díaz les obstaculizó la parte proporcional que por ley correspondía, el conflicto escaló hasta la orillar a los gobernadores a sopesar la necesidad de demandar al presidente Fox penalmente por esa falta de entrega de recursos que ya obraban en las arcas federales, a pesar de la negativa del secretario de Hacienda, el presidente de la Comisión de Hacienda de la CONAGO, un experimentado economista, que en aquel entonces gobernaba su Estado, logró demostrarle a Gil Díaz, secretario de Hacienda, que los recursos ya estaban a disposición de Hacienda y ésta no los entregaba. En una reunión de la CONAGO se plantearía seriamente ya la decisión de demandar penalmente al presidente de la República, con el apoyo de todos los gobernadores de aquel tiempo y de diversos partidos políticos, lo que alertó al propio Fox, que se aplicó al tema y convocando a Los Pinos a todos los gobernadores informó a los medios de la entrega de los recursos que les correspondían. Desde luego eran otros tiempos, era otro presidente, y eran otros gobernadores, diría yo, responsables, valientes y conocedores de sus facultades frente a las del presidente de la República.

Hoy seguramente el gobernador Enrique Alfaro, que ha dado pruebas de tener los testes bien puestos, y a quien no le tiemblan las rodillas ante nada, si a sus homólogos gobernadores, les faltan arrestos para enfrentar actitudes voluntariosas desde el centro del Poder Ejecutivo federal, va a necesitar asesorarse de viejos lobos de mar, exgobernadores de otros estados, a quienes les ha tocado cumplir con sus responsabilidades en otros tiempos y con bastante dignidad, valdría la pena que se reuniera con ellos y se apercibiera de los mejores argumentos y conocimientos en el camino que esta semana comienza a recorrer.


sadot16@hotmail.com

ersi\u0001


No es raro que a la llegada de un nuevo presidente de la República, éste sucumba ante la tentación de controlar a los estados donde su partido no gobierna y aún donde gobierna, en el ejercicio de la frase de don Jesús Silva Herzog “no puede haber independencia política sin independencia económica”.

Así le sucedió a Fox al llegar al poder, así se manejo Carlos Salinas de Gortari durante la presidencia de Miguel de la Madrid, con la genialidad que le caracteriza – por polémico que pueda ser – no le podemos regatear la habilidad de cambiar el centro de poder sobre la federación de gobernación, a la secretaría de programación y presupuesto, y ni siquiera a un secretario, vamos, ni a un oficial mayor, era entonces un director de planeación – que debió llamarse de planificación – en una dirección que antes de entonces, eran direcciones simbólicas e inexistentes, sus directores eran prácticamente becarios.

Gil Díaz, el secretario de Hacienda de Fox, un funcionario impasible – como dijeran en Veracruz, a “cara de perro” – por su rostro inexpresivo, porque en sus comparecencias y en momentos difíciles se mantenía inmutable, manejaba los recursos a su antojo y a muchos estados y a sus gobernadores prácticamente los mantuvo sin un peso, y nada más allá de lo que estrictamente les correspondía. En su momento con la creación de la CONAGO, a los gobernadores, cuyos estados tienen instalaciones de PEMEX, Gil Díaz les obstaculizó la parte proporcional que por ley correspondía, el conflicto escaló hasta la orillar a los gobernadores a sopesar la necesidad de demandar al presidente Fox penalmente por esa falta de entrega de recursos que ya obraban en las arcas federales, a pesar de la negativa del secretario de Hacienda, el presidente de la Comisión de Hacienda de la CONAGO, un experimentado economista, que en aquel entonces gobernaba su Estado, logró demostrarle a Gil Díaz, secretario de Hacienda, que los recursos ya estaban a disposición de Hacienda y ésta no los entregaba. En una reunión de la CONAGO se plantearía seriamente ya la decisión de demandar penalmente al presidente de la República, con el apoyo de todos los gobernadores de aquel tiempo y de diversos partidos políticos, lo que alertó al propio Fox, que se aplicó al tema y convocando a Los Pinos a todos los gobernadores informó a los medios de la entrega de los recursos que les correspondían. Desde luego eran otros tiempos, era otro presidente, y eran otros gobernadores, diría yo, responsables, valientes y conocedores de sus facultades frente a las del presidente de la República.

Hoy seguramente el gobernador Enrique Alfaro, que ha dado pruebas de tener los testes bien puestos, y a quien no le tiemblan las rodillas ante nada, si a sus homólogos gobernadores, les faltan arrestos para enfrentar actitudes voluntariosas desde el centro del Poder Ejecutivo federal, va a necesitar asesorarse de viejos lobos de mar, exgobernadores de otros estados, a quienes les ha tocado cumplir con sus responsabilidades en otros tiempos y con bastante dignidad, valdría la pena que se reuniera con ellos y se apercibiera de los mejores argumentos y conocimientos en el camino que esta semana comienza a recorrer.


sadot16@hotmail.com

ersi\u0001